Google Glass es el futuro, pero todavía es pronto

glass

Están hasta en la sopa. Todos las hemos visto, sabemos cómo es su interfaz y la mayoría de sus funcionalidades. Puede que incluso conozcáis a alguien que las tenga o, al menos, que las haya probado. Desde el día en que publicaron el vídeo mostrando su interfaz (que, desde luego, a mí me alucinó) Google ha hecho bien los deberes y ha ido dándonos poco a poco muestras de lo que es su mayor apuesta de futuro.

Los afortunados que las tienen forman parte del programa de “exploradores” de Google Glass. Han sido elegidos por la gran G para hacer de beta testers de sus preciadas gafas. Eso sí, han tenido que desembolsar 1500 dólares por entrar en el programa. En un año Google ha ido ampliando poco a poco el número de probadores de sus gafas y ya son suficientes para generar multitud de noticias sorprendentes en los medios tradicionales: una mujer es multada por llevarlas mientras conducía; un espectador es expulsado del cine por sospechar que estaba grabando la película con sus gafas; multitud de restaurantes y bares las prohiben para preservar la intimidad de sus clientes… Desde luego, las gafas no dejan indiferente a nadie.

Google Glass es, con toda seguridad, el dispositivo más rompedor que he visto últimamente. Es increíblemente futurista. Si has trabajado con proyectos de visión artificial o de realidad aumentada, sabes que un dispositivo como éste es el empujón definitivo para el desarrollo masivo de la tecnología. Es cierto que no hace nada que no haga ya tu teléfono móvil, pero el enfoque es completamente diferente: destruye una barrera más entre la tecnología y el usuario.

Google anunció el año pasado que sería durante 2014 cuando se empezarían a comercializar. Sin embargo, creo que es pronto y que este tiempo de prueba del programa de exploradores se va a alargar todavía algo más (y así lo dije en mis predicciones para 2014 :P ). Antes de poner un dispositivos como éste a la venta tienen que asegurarse de que cualquier persona pueda usarlo, y para ello tienen que solucionar varios problemas.

Hasta ahora, solamente podían utilizarse sin gafas, por lo que todos los que llevamos gafas quedábamos directamente excluidos. Para solucionar esto, Google ha propuesto hasta ocho modelos de monturas que representan los diseños más famosos e irónicos del mundo, y que son compatibles con Glass (eso sí, añadiéndole más de 200 dólares a los 1500 iniciales, y sin contar los cristales de las gafas). Sin embargo, esto no es más que un pequeño parche a un gran problema, porque no todo el mundo va a querer usar esos ocho modelos. Además, ¿qué ocurre con la gente, como es mi caso, que también usa lentillas? ¿Sólo vamos a poder usar Glass o bien con gafas, o bien con lentillas? Tiene que haber una mejor solución. Estoy seguro de que están trabajando en este problema y que cuando salgan al mercado, veremos una versión reducida, más ligera, más funcional y muchos menos intrusiva que el modelo que conocemos hoy en día.

Pero es el único problema con el que tendrá que lidiar Google. Quizás el más grande, y a la vez el más absurdo, es el de la privacidad. Aunque las gafas con cámara llevan existiendo años, parece que es ahora cuando la gente empieza a tener miedo. Este fobia que tiene la gente a ser grabada o fotografiada me recuerda mucho a la intranquilidad que se propagó por la red cuando las cámaras empezaron a ser estándar en los teléfonos móviles… ¿quién se acuerda de eso ahora? Hay algunos analistas que dicen que Google Glass debería no tener cámara, pero yo no puedo estar menos de acuerdo. Si este miedo persiste, quizás deberían llevar una luz mucho más grande que estuviera siempre activa cuando el usuario graba o cuando toma una foto.

En resumen: puede que todavía no sepas muy bien para qué podrían serte útiles, además de para mostrarte que has recibido un email en su diminuta pantalla, pero ten por seguro que los desarrolladores están todavía cocinando una nueva generación de aplicaciones. Por ahora, Google no lo puede estar haciendo mejor.

¿Qué opináis? ¿Las habéis probado? ¿Creéis que son el futuro?

Mis predicciones tecnológicas para 2014

La semana pasada analizaba cuáles fueron las predicciones tecnológicas que, junto a otros valientes, hice para el año 2013. Del mismo modo, hemos repetimos el experimento haciendo otras 10 predicciones para de 2014 antes de que acabara el año. Aquí os dejo cuáles han sido las mías brevemente comentadas:

1. Apple entrará, al menos, en un nuevo mercado. Yo diría que televisiones antes que smartwatch, porque después del fracaso del Samsung Gear se lo pensarán mejor antes de lanzar una mierdaca similar.

Todo parece apuntar a que 2014 será el año en el que Apple nos intente sorprender con su entrada en un nuevo sector. Los medios indican que éste será el de los smartwatches, y puede que así sea. Sin embargo, tengo la sensación de que el sector de los wearables está todavía muy verde y Apple no se la va a jugar. Puede que este año sea el momento en el que Apple presente una televisión 4K, o una versión muy mejorada del AppleTV con grandes innovaciones en la manera de consumir contenidos más que en el hardware.

2. El sucesor de Steve Ballmer como CEO en Microsoft es bastante continuista y no supone ningún tipo de aire fresco para la compañía. que sigue con la misma tendencia que en 2013.

Esto no quiere decir que le vaya a ir mal, pero el nuevo CEO no va a ser el revulsivo que busca Steve Ballmer. La compañía seguirá creciendo en cuota de usuarios de Windows Phone, las nuevas versiones de Windows también se irán instaurando cada vez más, pero no veremos nada especialmente disruptivo.

3. Google Glass seguirá sin estar disponible para todo el mundo, pero seguirá siendo una de las grandes apuestas de futuro de Google.

Aunque este año era el elegido para la comercialización de las Google Glass, yo creo que las seguirán puliendo durante un tiempo y no llegarán a ponerse a la venta para el gran público todavía. Uno de los motivos puede ser darle más tiempo a los desarrolladores para que preparen sus aplicaciones y tener un ecosistema más completo. Para tentarles, Google ha lanzado una serie de juegos de realidad aumentada para su gafas.

4. Nintendo mete un pie en iOS, pero no de la manera que nos gustaría. Sus app serán básicamente anuncios o complementos para sus consolas. No veremos un Super Mario iOS.

La última semana estuvo llena de malas noticias para Nintendo. Parece que a la clásica compañía japonesa no le ha salido bien su apuesta con la Wii U. Este año puede ser en el que empecemos a ver como Nintendo lanza aplicaciones para iPhone e iPad, aunque probablemente sean complementos similares a Xbox Glass, y no un videojuego completo. Precisamente esta semana hemos tenido un inundación de rumores acerca de esto: primero parecía que Nintendo iba a lanzar minijuegos para iPhone, y luego parece ser que ha sido desmentido. Veremos.

5. Samsung incorpora un procesador con arquitectura de 64 bits en sus dispositivos de alta gama.

Aunque muchos tacharon de “maniobra de marketing” al nuevo procesador de 64 bits de Apple, pronto se filtró que cuando se presentó, cundió el pánico en la industria. Probablemente Samsung dará también el paso con la nueva versión de su smartphone estrella, y todos los demás de gama alta que le sigan.

6. Microsoft lanza (por fin) una versión de Office para Android e iOS disponible para todo el mundo. Demasiado tarde y probablemente unida a una suscripción mensual. No lo usa nadie.

Resulta ya existe precisamente eso mismo: una aplicación para suscriptores de Office 365 que no es más que una versión muy simplificada de su suite ofimática. Ha pasado tan desapercibida, que ni siquiera sabía que ya estaba disponible en España… Google ofreciendo todas sus herramientas en la nube y gratis, Apple regalando las suyas a todos los nuevos clientes y subiéndose también a la nube… Microsoft ha tardado demasiado y ni siquiera está a la altura de sus competidores. ¿Veremos un declive de Office también en ordenadores?

7. Spotify crece de manera considerable y empieza a ofrecer servicios adicionales al streaming de música.

Estos servicios pueden ser la venta de entradas, merchandising o algo como reproducciones de conciertos exclusivos. La semana pasada ya anunciaban la venta de merchandising sin comisión alguna para los vendedores. Poco a poco, Spotify va a ir convirtiéndose en la empresa musical más grande del mundo.

8. TouristEye lanza una versión para iPad, por fin.

Ésta es más bien una petición personal :).

9. En España seguimos sin tener un sistema para ver contenidos en streaming completo y asequible.

Repito la predicción del año pasado… así de pesimista soy en este ámbito. ¿Tendremos Netflix en España algún día?

10. Al igual que picaron el cebo del supuesto smartwatch de Apple, Samsung presentará un tablet de 12 pulgadas para adelantarse al supuesto de Apple.

Ha habido muchos rumores sobre un posible iPad con pantalla más grande destinado al sector profesional y está demostrado que Samsung es la empresa que más rápido reacciona a este tipo de nichos de mercado. Cuando hice esta predicción, lo vi muy claro, aunque no pensaba que Samsung lo fuera a hacer tan rápido. Las Samsung TabPro y NotePro ya han sido anunciadas en el CES a principio de año. Punto para mi!

¡Y eso es todo! ¿Qué opináis? Aunque ya llevemos un mes de año, ¿os atrevéis a hacer vuestras propias predicciones?

¿Lanzando productos como Google, o como Apple?

IOWWDC

Está a punto de comenzar Google I/O el evento anual de Google para desarrolladores en el que el gigante de Mountain View nos hablará sobre sus nuevos servicios, la nueva versión de Android, las novedosas Google Glasses y demás. Para el mes que viene, sin ir más lejos, Apple prepara el WWDC, en el que nos hablarán, probablemente, de su nueva versión de iOS, de sus novedades en Mac OS X y de sus mejoras en software en general. Nos espera un mes más que movidito.

Parad un momento a releer el párrafo anterior. Una simple palabra es suficiente para diferenciar las estrategias de Google y Apple lanzando productos: probablemente. Y las dos estrategias son más que interesantes.

Google, en palabras de Marissa Mayer antes de dejar la compañía por Yahoo, lanza productos pronto y con mucha frecuencia. Como sabemos, a Google le gusta presentar sus productos cuando todavía están en una fase embrionaria para usar todo el feedback posible de la comunidad y generar expectativas a base de ver a los afortunados que hacen de probadores. Lo estamos viendo ahora mismo con las Google Glasses: Google está lanzando partidas de gafas para afortunados “exploradores” que ya las están usando. Otro claro ejemplo son los coches sin conductor que la compañía lleva probando durante muchos años en un proyecto que es prácticamente público. De hecho, muchos productos de Google que estamos acostumbrados a usar han llevado la etiqueta “beta” durante años, tardando mucho en llegar a una versión definitiva.

Sin embargo, Apple es el caso completamente opuesto. Alrededor de todas las presentaciones de productos de Apple existe un aura mágica de misterio, potenciada por la cantidad de medios que se dedican a analizar posibles pistas y a promover la rumorología en torno a la marca de la manzana. En Cupertino son expertos en secretismo y consiguen que cada presentación de producto se convierta en uno de los grandes eventos tecnológicos del año. Sin irnos muy lejos en el tiempo podemos ver las reacciones de los asistentes a la presentación del iPhone, del que no se tenía ninguna información previa, solamente rumores. Cuando estas presentaciones salen bien, prácticamente siempre para Apple, consiguen impresionar a la gente y definir nuevas tendencias.

Estos son casos muy extremos, pero son en los que se basan muchas startups a la hora de lanzar sus productos, por lo que ¿qué decisión tomaríais? ¿Un producto en beta en el que puedas aprovechar el feedback de los usuarios (o quizás condenar tu producto pronto si no es suficientemente bueno)? ¿O un lanzamiento espectacular con el que llamar la atención del mundo (y arriesgarte a haber invertido tiempo en algo que la gente no quería)?

Desde luego, tomar una decisión rápida no es sencillo, ni siquiera para los dos gigantes de los que hablo en este post. Fijaos si no en estos dos casos. Es curioso cómo un producto que sorprendente Apple lanzó en beta, Siri, y que parecía revolucionario, esté sin embargo muy infrautilizado. Y también es curioso como un producto con el que Google intentó sorprender al mundo el año pasado, el NexusQ, ya ni siquiera se venda. Con esto no quiero generalizar, seguro que son simplemente casos aislados; sin embargo, no dejan de ser casos curiosos.

Parece que lo más importante es buscar siempre cuál es tu identidad como empresa. Y vosotros, ¿con qué estrategia os quedáis?

Google, ¿qué estás haciendo?

Google ha sido el mayor abanderado en la historia del progreso en internet. Productos innovadores, útiles, amigables y, sobre todo, gratuitos, han hecho que nuestra experiencia en la red sea cada vez mejor. Precisamente su ecosistema de servicios web ha sido clave en el éxito de su sistema operativo móvil, Android, ya que una de sus prioridades ha sido transformar dichos servicios en aplicaciones móviles integradas completamente y, por supuesto, gratuitas (ya hablaremos algún día de si la definición de gratuito que tiene Google es el la misma que en la RAE).

Esta estrategia es bastante diferente a la adoptada por Apple, por ejemplo, y en menor medida por Microsoft. Éstos se centran más en ofrecer una plataforma rentable en la que otros desarrolladores diseñen aplicaciones con las que puedan ganar dinero, en lugar de ofrecer ellos mismos multitud de servicios sin coste para el usuario (quizás eso sea uno de los motivos que haya propiciado que los usuarios de Android sea muy reacios a pagar por aplicaciones de menos de un euro). Conscientes de que todo el ecosistema de aplicaciones que ofrecen les aporta un valor añadido frente a otras plataformas, para poder mantener su ventaja competitiva, Google ha ido ampliando su catálogo de ofertas a base de comprar multitud de startups que ofrecían servicios en la red o que desarrollaban aplicaciones móviles.

Hasta aquí todo parece perfecto: prácticamente cualquier startup sueña con que Google venga con un saco de billetes a comprar la compañía. Sin embargo, cada día nos encontramos con más casos en los que la compañía de Montain View decide adquirir una startup (independientemente de si le hacía la competencia o no) para descontinuar sus productos y abandonar a sus usuarios a la deriva. Quizás el caso más sonado últimamente haya sido el de Sparrow: una increíble aplicación para iPhone y para Mac que funcionaba a las mil maravillas y que era continuamente adulada por toda la prensa tecnológica. Google la compró e inmediatamente dejó de darle soporte. ¿Qué sentido tiene que hagan esto? Puede que Sparrow pudiera haber llegado a ser algún día un pequeño competidor de Gmail, pero ¿qué ocurre con la multitud de compañías que ni siquiera molestaban al gigante? ¿Para qué comprarlas para luego privarnos a los usuarios de la tecnología?

Por otro lado, ¿qué ocurre cuando rechazas una oferta de compra por parte de Google? Que corres el riesgo de que te pongan en su lista negra y caer olvidado en el olvido; al fin y al cabo, si no te pueden encontrar en Google, estás perdido. El fundador de Zlio cuenta como el tráfico de su web bajó en un 90% tras rechazar una oferta de compra de Google y buscar capital en otro sitio, lo que obviamente acabó con ellos.

Pero las sorpresas no solo llegan en este tipo de acciones. Hace unos días decidieron lanzar su nuevo producto, Google Keep: una aplicación para tomar notas. Sí, una aplicación para tomar notas. Sólo unos días antes del lanzamiento de Google Keep, anunciaban que Google Reader, el lector de feeds más popular del mundo (y que muchos usuarios devoradores de información, como yo mismo, usamos a diario para clasificar y ordenar todas nuestras fuentes), cerraría el 1 de julio. Que alguien me lo explique, por favor: ¿qué sentido tiene cerrar un servicio que es líder indiscutible en su sector, como es Google Reader, y casi a la vez lanzar una aplicación en un sector tan saturado como el de tomar notas (con algunos grandes como Evernote)?

Y lo peor de todo es que intentarán seguir intentando forzar que usemos Google+ a toda costa, negándose a admitir que han fracasado en la web social, y obligándonos a crearnos una cuenta en su red social aunque solo quieras escribir un blog… Google, ¿qué te está pasando?

Samsung, contra todos

Si hay una compañía que ha sabido aprovechar el tirón de Android, ésa ha sido Samsung. Ya sea “inspirándose” en la competencia o marcando el camino a seguir por la industria, ha sabido, mejor que cualquier otro fabricante, posicionarse como referencia. El gigante coreano ha llegado a ser líder en el mercado de la telefonía móvil, sobre todo, gracias a sus modelos Galaxy; los de alta gama.

Samsung ha conseguido hacer algo que muchos grandes no consiguen: aprender de sus fallos e identificar sus virtudes a gran velocidad, lo que les ha servido para que sus productos fueran siendo cada vez más parecidos entre sí, y más funcionales. De aquí ha surgido hasta una línea de productos que ellos mismos han popularizado, los “phablet“: su particular concepto entre teléfono y tablet.

Aunque parece que lo más lógico podría ser que Google se pusiera un pin por el éxito de Samsung, que es el máximo referente en Android, parece que no están del todo cómodos. Es posible que este sea el motivo por el cual decidieron atacar el mercado lanzando su nuevo smartphone (el Nexus 4) a un precio más que rompedor, la mitad que el de los Galaxy de alta gama. ¿Buscaba Google quitarle el trono de Android a Samsung? Viendo las ventas del iPhone 5 y el tremendo éxito del Nexus 4 (problemas de distribución, incluidos), podemos deducir que el único perdedor fue el Samsung Galaxy S III… ¿Necesita acaso el gigante de Montain View que la marca Android predomine sobre Samsung?

Hemos visto durante los últimos años la lucha encarnizada que Samsung y Apple han tenido, dentro y fuera de los tribunales. Sin embargo, al observar el número de aplicaciones propias que Samsung está preinstalando en sus dispositivos que le aportan un valor añadido con respecto al resto de Androids; o la llamativa keynote en la que presentaron el Galaxy S IV, y en la que evitaron por todos los medios decir la propia palabra “Android”; me inclino a pensar que los coreanos empiezan a defenderse de otros fabricantes además de Apple.

Samsung está viviendo un momento dulce, sus cifras lo avalan. Pero me da la sensación de que este año su dispositivo estrella va a estar en la sombra del nuevo que presente Google, del nuevo que presente Apple, y peleando con algunos actores que han vuelto a la escena en el ecosistema Android: Sony y HTC.

Y vosotros, ¿creéis que la inversión millonaria en publicidad de Samsung (burlándose de Apple, por ejemplo) servirá de algo? ¿Será este año tan exitoso para Samsung? ¿Se atreverá algún día Samsung a lanzar una versión propia de Android, como ya hizo Amazon?

Grandes sorpresas y decepciones tecnológicas de 2012

Cada vez que se acerca enero surgen cientos de listas con lo mejor y lo peor del año que termina. Aunque he estado tentado con hacer mis propias listas con “las mejores apps”, “los mejores gadgets”, o incluso “los mejores discos” de 2012; he decidido posponerlo para centrarme en lo que para mí han sido las grandes sorpresas y las grandes decepciones de 2012. En otras palabras, los dispositivos o servicios que quedaron por debajo de mis expectativas, o los que las que las superaron sorprendentemente.

Las mayores sorpresas de 2012

  • - iTunes Match

Aunque se lanzó a finales de 2011, ha sido este año cuando he podido utilizarlo con intensidad. iTunes Match, sobre todo desde el lanzamiento de iTunes 11, brilla por ser completamente transparente para el usuario. Sin tener que hacer prácticamente nada, tengo mi biblioteca en todos mis dispositivos sincronizada. Ahora ni siquiera es necesario que guarde mis discos en los limitados 16GB de mi iPad: iTunes Match se encarga de descargar y borrar los discos que escucho de manera transparente sin necesidad de gestionarlos manualmente.

Hay otros servicios similares (Google Music, Amazon Cloud Player) pero iTunes Match es el que se integra de manera más transparente al usuario. Por otro lado, Spotify es una alternativa todavía incompleta para mi: es relativamente caro para no disponer de las “rarezas” de mi biblioteca musical. Eso sí, es un complemento perfecto.

  • - Paper

Desde siempre he sido un dibujante empedernido, así que desde que tengo iPad he buscado una aplicación que me permitiese dibujar directamente sobre ella de manera natural. Probé decenas de aplicaciones y ninguna me convencía… hasta el lanzamiento de Paper: una aplicación con un diseño impecable que, aunque parecía limitada al principio, era la mejor interpretación del dibujo llevado al tablet. Además, han ido introduciendo mejoras poco a poco que han hecho que se convierta, no solo en mi aplicación favorita, sino en la de Apple. Paper es un claro ejemplo de cómo un programa con mucha ciencia por detrás se puede mostrar de manera intuitiva y amigable

Las mayores decepciones de 2012

  • Google+

El enésimo intento por entrar en la web social de Google es, en mi opinión, un fracaso descomunal. Aunque alcanzaron una cuota de usuario enorme en su lanzamiento, hoy en día parece un desierto en el que solo interactúan acérrimos de la compañía de Montain View. Además, los intentos de Google de dirigir toda la actividad hacia la red social llegan a ser molestos: ya no es posible seguir las recomendaciones de tus amigos en Google Reader, sino en G+; todas tus fotos de Picasa públicas, se comparten automáticamente en G+; cambias tu foto en Gmail, y has cambiado la de G+… ¿Obligar a crearte una cuenta en Google+ para poder usar el resto de servicios? Google, así no se hacen las cosas.

  • iOS 6

Una de las principales ventajas que siempre ha caracterizado a los dispositivos de Apple con respecto a la competencia, en mi opinión, ha sido iOS. Aunque fue el OS pionero en los smartphones y muchos han seguido su estela, la ventaja con la que disponía prácticamente ha desaparecido. iOS 5 incluyó muchos cambios que eran realmente necesarios, sin embargo, iOS 6 no es más que un conjunto de pequeñas mejoras y funcionalidad que no parece que se hayan desarrollado en todo un año. De hecho, como sabemos, iOS 6 trajo los desastrosos mapas de Apple, que ya han sido desbancados de nuevo por Google. ¿No se podía haber hecho mejor trabajo? Es hora de que Apple empiece a apostar por el software, porque cada día es en lo que los usuarios se van a fijar más.

Como bonus, los que me dejan con sabor agridulce

  • Samsung Galaxy Camera

Las cámaras compactas tienen sus días contados. El usuario de fotografía avanzado ya puede adquirir una cámara réflex a precios asequibles. El fotógrafo casual hace sus fotos con el teléfono móvil, que además le permite compartirlas y editarlas en el momento. La idea de una cámara compacta con Android es la única salvación posible para este sector. Sin embargo, la Samsung Galaxy Camera dispone de una pantalla demasiado grande (tan grande como la de smartphones de alta gama de la compañía coreana), que hace que deje de poder considerarse a la cámara como “compacta”. Además, el precio es demasiado alto (alrededor de 500$) como para competir con los propios smartphones o incluso con las cámaras réflex. Los análisis no están tampoco a favor de la cámara inteligente, que la califican como una cámara de 200$ con opciones de editar y compartir.

  •  iCloud

Aunque el concepto de cloud computing que Apple está llevando a cabo es el que más me seduce de todos los que ya existían (sincronización entre dispositivos transparente para el usuario) y que su funcionamiento es correcto, creo que se podría sacar más partido de la nube. Edición de documentos online, integración con más servicios, unificación de notificaciones… Esperemos que durante 2013 se potencie mucho más.

¿Cuáles son vuestras mayores sorpresas y decepciones de 2012?

El triunfo de Google Maps

Como todos sabéis, Apple decidió crear su propia aplicación nativa de mapas en iOS 6, añadiendo multitud de funcionalidades que hasta el momento la versión de Google Maps disponible en sus dispositivos no tenía. Sin embargo, la gran cantidad de errores en los mapas en todo el mundo, así como la falta de información sobre puntos de interés, hizo estallar la ira de medio planeta.

Han pasado unos meses desde el lanzamiento de iOS 6 y, por fin, la aplicación de Google ha sido añadida al catálogo de la app store. Una aplicación completamente renovada que se ha librado de las ataduras que tiene una app nativa y ha incluido nuevas funcionalidades. Quizás, las más destacables son la inclusión de mapas vectoriales, que hacen que los mapas ocupen menos y se carguen mucho más rápido; y el sistema de navegación paso a paso, que incluso da información sobre la ruta con gran detalle. Es curioso ver como estas dos características ya habían sido incluidas por Apple en sus nuevos mapas, aunque quedaron en segundo plano, emborronadas por la mala calidad geográfica de los mismos.

Los dos primeros días de Google Maps en la App Store terminaron con más de 10 millones de descargas en todo el mundo, así que podemos decir que la batalla ha terminado, por el momento. Sin embargo, no creo que sea Google el mayor vencedor. El vencedor, ha sido el usuario.

Aunque han pasado unos meses sin tener una aplicación decente de mapas, el divorcio entre Apple y Google ha servido para que la competición llevara al usuario a una aplicación de mapas claramente superior a la que había antes.

Y yo me pregunto, ¿no deberíamos alegrarnos de que haya esta competencia entre las grandes compañías? Es posible que la época de menores innovaciones en las tecnologías de comunicaciones es en la que Windows reinaba sin esfuerzo; mientras que la rivalidad de Google, Apple y hasta Microsoft, nos trae grandes novedades todos los años. Tan poco sentido tiene ser acérrimo de una empresa como ser un “hater”. Cuanto más innove una, más innovarán las demás, y más beneficiado saldrá el usuario.