El caso Mailbox

Ya han pasado unos dos meses del lanzamiento de Mailbox, una aplicación para iPhone que muestra una manera alternativa de gestionar nuestro correo electrónico. Tal y como cuentan sus desarrolladores en su web, la aplicación nació como una necesidad: aunque existen muchas aplicaciones para gestionar tareas y demás ToDo’s diarios, al final siempre acabamos usando el correo como lugar donde se reúnen todos los recordatorios, así que, ¿por qué no hacer que el gestor de correo se comporte como una lista de tareas? Aquí tenéis el vídeo promocional de la aplicación, que muestra su funcionamiento:

Sin embargo, lo más curioso (o polémico) de la aplicación ha sido la técnica que adoptaron para asegurar que sus servidores no colapsaran los primeros días: una lista de espera. Para poder acceder a las funcionalidades de la aplicación, una vez descargada, es necesario “hacer cola”, algo que ha desesperado a multitud de usuarios y que ha provocado que la aplicación se llevara multitud de críticas negativas. “La demora no parece una buena idea” podíamos leer en la crítica de El País, sin ir más lejos. ¿Creéis que esto hizo que los usuarios se echasen atrás? Nada más lejos de la realidad; tres semanas después de su lanzamiento habían conseguido llegar a la friolera de 50 millones de mensajes procesados diariamente. Poco después, la compañía sería adquirida por Dropbox. Una aplicación con menos de dos meses de vida había sido vendida por una millonaria cifra que no se ha difundido (aunque se rumorea que ronda los 100 millones de dólares), ¿quién se acuerda ahora de la lista de espera?

Tras dos meses de intenso testeo, he decir que yo estoy encantado con la aplicación: ahora soy mucho más eficiente, cumplo mejor con mis tareas, y tengo mi correo mucho más organizado. Sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer para los desarrolladores, ya que carece de algunas funcionalidades básicas que otros gestores de correo, como Sparrow, sí tenían.

Ayer mismo podíamos leer que Mailbox había abandonado el sistema de lista de espera. Eso sí, visto el éxito obtenido, puede que esta técnica sea adoptada por alguna otra aplicación. Al final, conseguían que el usuario estuviera pendiente de su posición en la lista y su expectación subiese como la espuma. ¿Habéis probado la aplicación? ¿Qué os parece? ¿Esperasteis la lista? ¿Os parece una locura este sistema?

Google, ¿qué estás haciendo?

Google ha sido el mayor abanderado en la historia del progreso en internet. Productos innovadores, útiles, amigables y, sobre todo, gratuitos, han hecho que nuestra experiencia en la red sea cada vez mejor. Precisamente su ecosistema de servicios web ha sido clave en el éxito de su sistema operativo móvil, Android, ya que una de sus prioridades ha sido transformar dichos servicios en aplicaciones móviles integradas completamente y, por supuesto, gratuitas (ya hablaremos algún día de si la definición de gratuito que tiene Google es el la misma que en la RAE).

Esta estrategia es bastante diferente a la adoptada por Apple, por ejemplo, y en menor medida por Microsoft. Éstos se centran más en ofrecer una plataforma rentable en la que otros desarrolladores diseñen aplicaciones con las que puedan ganar dinero, en lugar de ofrecer ellos mismos multitud de servicios sin coste para el usuario (quizás eso sea uno de los motivos que haya propiciado que los usuarios de Android sea muy reacios a pagar por aplicaciones de menos de un euro). Conscientes de que todo el ecosistema de aplicaciones que ofrecen les aporta un valor añadido frente a otras plataformas, para poder mantener su ventaja competitiva, Google ha ido ampliando su catálogo de ofertas a base de comprar multitud de startups que ofrecían servicios en la red o que desarrollaban aplicaciones móviles.

Hasta aquí todo parece perfecto: prácticamente cualquier startup sueña con que Google venga con un saco de billetes a comprar la compañía. Sin embargo, cada día nos encontramos con más casos en los que la compañía de Montain View decide adquirir una startup (independientemente de si le hacía la competencia o no) para descontinuar sus productos y abandonar a sus usuarios a la deriva. Quizás el caso más sonado últimamente haya sido el de Sparrow: una increíble aplicación para iPhone y para Mac que funcionaba a las mil maravillas y que era continuamente adulada por toda la prensa tecnológica. Google la compró e inmediatamente dejó de darle soporte. ¿Qué sentido tiene que hagan esto? Puede que Sparrow pudiera haber llegado a ser algún día un pequeño competidor de Gmail, pero ¿qué ocurre con la multitud de compañías que ni siquiera molestaban al gigante? ¿Para qué comprarlas para luego privarnos a los usuarios de la tecnología?

Por otro lado, ¿qué ocurre cuando rechazas una oferta de compra por parte de Google? Que corres el riesgo de que te pongan en su lista negra y caer olvidado en el olvido; al fin y al cabo, si no te pueden encontrar en Google, estás perdido. El fundador de Zlio cuenta como el tráfico de su web bajó en un 90% tras rechazar una oferta de compra de Google y buscar capital en otro sitio, lo que obviamente acabó con ellos.

Pero las sorpresas no solo llegan en este tipo de acciones. Hace unos días decidieron lanzar su nuevo producto, Google Keep: una aplicación para tomar notas. Sí, una aplicación para tomar notas. Sólo unos días antes del lanzamiento de Google Keep, anunciaban que Google Reader, el lector de feeds más popular del mundo (y que muchos usuarios devoradores de información, como yo mismo, usamos a diario para clasificar y ordenar todas nuestras fuentes), cerraría el 1 de julio. Que alguien me lo explique, por favor: ¿qué sentido tiene cerrar un servicio que es líder indiscutible en su sector, como es Google Reader, y casi a la vez lanzar una aplicación en un sector tan saturado como el de tomar notas (con algunos grandes como Evernote)?

Y lo peor de todo es que intentarán seguir intentando forzar que usemos Google+ a toda costa, negándose a admitir que han fracasado en la web social, y obligándonos a crearnos una cuenta en su red social aunque solo quieras escribir un blog… Google, ¿qué te está pasando?

Samsung, contra todos

Si hay una compañía que ha sabido aprovechar el tirón de Android, ésa ha sido Samsung. Ya sea “inspirándose” en la competencia o marcando el camino a seguir por la industria, ha sabido, mejor que cualquier otro fabricante, posicionarse como referencia. El gigante coreano ha llegado a ser líder en el mercado de la telefonía móvil, sobre todo, gracias a sus modelos Galaxy; los de alta gama.

Samsung ha conseguido hacer algo que muchos grandes no consiguen: aprender de sus fallos e identificar sus virtudes a gran velocidad, lo que les ha servido para que sus productos fueran siendo cada vez más parecidos entre sí, y más funcionales. De aquí ha surgido hasta una línea de productos que ellos mismos han popularizado, los “phablet“: su particular concepto entre teléfono y tablet.

Aunque parece que lo más lógico podría ser que Google se pusiera un pin por el éxito de Samsung, que es el máximo referente en Android, parece que no están del todo cómodos. Es posible que este sea el motivo por el cual decidieron atacar el mercado lanzando su nuevo smartphone (el Nexus 4) a un precio más que rompedor, la mitad que el de los Galaxy de alta gama. ¿Buscaba Google quitarle el trono de Android a Samsung? Viendo las ventas del iPhone 5 y el tremendo éxito del Nexus 4 (problemas de distribución, incluidos), podemos deducir que el único perdedor fue el Samsung Galaxy S III… ¿Necesita acaso el gigante de Montain View que la marca Android predomine sobre Samsung?

Hemos visto durante los últimos años la lucha encarnizada que Samsung y Apple han tenido, dentro y fuera de los tribunales. Sin embargo, al observar el número de aplicaciones propias que Samsung está preinstalando en sus dispositivos que le aportan un valor añadido con respecto al resto de Androids; o la llamativa keynote en la que presentaron el Galaxy S IV, y en la que evitaron por todos los medios decir la propia palabra “Android”; me inclino a pensar que los coreanos empiezan a defenderse de otros fabricantes además de Apple.

Samsung está viviendo un momento dulce, sus cifras lo avalan. Pero me da la sensación de que este año su dispositivo estrella va a estar en la sombra del nuevo que presente Google, del nuevo que presente Apple, y peleando con algunos actores que han vuelto a la escena en el ecosistema Android: Sony y HTC.

Y vosotros, ¿creéis que la inversión millonaria en publicidad de Samsung (burlándose de Apple, por ejemplo) servirá de algo? ¿Será este año tan exitoso para Samsung? ¿Se atreverá algún día Samsung a lanzar una versión propia de Android, como ya hizo Amazon?

GoPro, mucho más que una cámara

Sin duda, muchos de vosotros conoceréis las cámaras GoPro. Para los que no, en pocas palabras, se trata de una cámara de fotos y vídeo digital que se usa, sobre todo, para deporte de aventura. Las GoPro llevan una carcasa impermeable que permite sumergir la cámara hasta 30 metros, y un ecosistema de anclajes y amarres que te permiten colocarla en tu cabeza, en un casco, en un manillar, en un trípode, en el pecho, y hasta en la carrocería de tu coche, por medio de una potente ventosa. Además, tiene una lente con gran angular, lo que permite capturar imágenes impresionantes al aire libre; y multitud de opciones para grabar vídeo en distintas calidades (hasta 1080p), con distintos framerates (que nos permiten hacer vídeos impresionantes a cámara lenta) y hasta hacer timelapses. El vídeo de presentación de la cámara no tiene desperdicio (AVISO: es posible que quieras dejar tu vida y dedicarte a la aventura después de verlo):

Hace poco compramos una a medias entre mi padre y yo y la hemos estrenado en Sierra Nevada esquiando un fin de semana. Los resultados no han podido ser mejores y nos hemos divertido más que nunca cambiando la cámara de posiciones para poder capturar cada momento en la nieve.

Pero GoPro no es solo una cámara de fotos: es una historia emprendedora de la que aprender.

Nick Woodman, fundador de la compañía, tenía 26 años y acababa de fracasar intentando lanzar un negocio de publicidad, por lo que decidió tomarse unas largas vacaciones e ir a hacer surf a Australia a buscar inspiración. Al querer grabarse mientras practica su deporte favorito y darse cuenta de que apenas había posibilidades al alcance del usuario, decidió hacerlo por sí mismo. Y los resultados han sido abrumadores. Identificar rápidamente un potencial nicho de mercado, y adaptarse a las exigencias de todo tipo de deportes de acción, consiguió lanzar a GoPro rápidamente por encima de grandes multinacionales que llevan décadas fabricando cámaras de fotos.

Además, en GoPro han sabido cómo y dónde publicitarse: asociando su imagen a la aventura y el riesgo, de manera similar a como lo hace Red Bull. De hecho, el conocido saltador BASE Felix Baumgartner, llevaba cinco GoPros cuando realizo su última proeza saltando desde la estratosfera, en el macro-proyecto de la propia Red Bull.

La popularidad de las GoPro no deja de crecer, solo hacer una pequeña búsqueda en Youtube para comprobar la cantidad de resultados tanto profesionales como amateur que aparecen. De hecho, es tal la fidelización de los clientes que éstos normalmente titulan el vídeo en formato “yo en nosedonde con mi GoPro”, ¿alguna vez habéis visto un vídeo titulado “yo en nosedonde con mi Sony Cybershot DSC-H90? Yo tampoco.

Antes de despedirme, os dejo con nuestro vídeo en Sierra Nevada hace unas semanas. ¡Que conste que es el primer vídeo que monto en mi vida!

Consejos para hacer unas buenas transparencias según Sergio Arnaldo

De nuevo, os dejo con un post publicado en el blog de nuestros amigos del área de Creación de Empresas de la Universidad Politécnica de Madrid, esta vez escrito por Sergio Arnaldo, mi compañero en esta aventura emprendedora. En este caso, el post se centra en cómo hacer unas buenas transparencias que consigan captar la atención del oyente y dejar tu proyecto en buen lugar.

Aquí tenéis el post original, que copio a continuacion, espero que os guste:

  • Las transparencias son solo un complemento.

Si tuviese que elegir un solo concepto para destacar, sería que las transparencias son solo un complemento a lo que estás diciendo, un apoyo al discurso, y nunca al revés. El proceso que recomiendo para hacer una presentación empieza por elaborar el guión del discurso, no palabra por palabra, pero sí con todas las ideas que quieras transmitir. A partir de ahí, prueba a decirlo en alto. Cuando te sientas cómodo, piensa entonces cómo se podría complementar. Una transparencia puede servir para recalcar una idea, para ubicar al oyente en el contexto de la presentación, o para transmitir un concepto de una forma gráfica. Piensa si tu discurso podría beneficiarse de alguna de estas opciones, y considera si hace falta una transparencia en cada momento. No pasa nada si no hace falta: a lo mejor tu capacidad expresiva oral es lo suficientemente buena como para transmitir esa idea sin necesidad de ayudas. Incluso plantéate que puede que tu presentación no necesite transparencias. A veces nos pueden quitar protagonismo, distraer al público, o, simplemente, no aportar nada a lo que decimos.

Recuerda siempre esto. la parte textual de la presentación es propiedad del orador, mientras que la parte gráfica corresponde a las transparencias. Suele ser inevitable incluir palabras, pero, como dicen en este video (muy recomendable), olvídate de usar grandes bloques de texto, como suelen ser listas de puntos.

  • Centra la atención del público en solo una cosa.

La presentación no puede interferir con lo que estamos diciendo. Piensa que, para que los oyentes se sientan cómodos, solo puedes exigirles que presten atención a una cosa: lo que dices o las transparencias. Si el público está sigueindo el hilo de lo que dices, cambiar la atención para leer las transparencias hará que ese hilo se rompa. por eso, recomiendo dejar claro dónde se tiene que centrar la atención del público en cada momento y cuándo se tiene que cambiar, lo cual se puede hacer de formas sutiles, como apartándonos un poco para que se vean mejor las transparencias, o elevando la voz cuando queramos que la atención se vuelva a centrar en nosotros.

  • Presta atención a la tipografía.

Con respecto al formato, recomiendo dedicar unos minutos a elegir bien el fondo y la tipografía. Esto puede hacer que tu presentación gane puntos sobre los que han usado la configuración “por defecto” de programas como PowerPoint, la cual todos conocemos y denota vgancia por parte del que las ha preparado, algo que el público, al que normalmente querremos mostrar cuánto hemos trabajado, puede que valore negativamente. Piensa si tu presentación se beneficiaría de usar fuentes distintas de las típias (Arial, Calibri y Times New Roman) y, sobre todo, nunca uses Comic Sans. El tamaño de letra tiene que ser muy grande, gigante más bien, de forma que alguien con problemas de visión al fondo de la sala pueda leerlo.

  • Haz que tus transparencias tengan una estética general.

Una estética general será más fácil de seguir para el público. Intenta también que encaje con la estética de tu empresa, si es que la tienes. por ejemplo, usa la fuente o los colores del logotipo predominantemente. Intenta que la estética de tus transparencias siga una serie de pautas comunes. Esto no quiere decir que todas sean iguales, per sí que sigan unas reglas no escritas que el público entienda desde el principio y que no se cambian, aumentando así, en cierta medida, su sensación de familiaridad conforme van apareciendo conceptos nuevos.

  • Simplicidad.

La Simplicidad (sí, con mayúscula) es tu amiga. Intenta deshacerte de cualquier información irrelevante que puedas quitar de tus transparencias. A veces, por motivos legales o de “protocolo”, hay que incluir el logotipo de la empresa, el copyright, el número de transparencia, título de la presentación, etc. Pregúntate si en tu caso esto es necesario, en vez de ponerlo simplemente porque es lo que sueles ver que hacen los demás.

  • Considera incluir videos.

Los videos pueden dar mucha vida a tu presentación. Si te decides por incluirlos, es muy importante que se mezclen bien con las transparencias. Causa muy buen efecto que el video sea parte de las transparencias, y no un archivo aparte que requiere que cambiemos de programa para poder ver. Actualmente, las herramientas para hacer presentaciones permiten incrustar el video fácilmente, de forma que empiece de manera fluida con la presentación.

  • Prueba todo antes del gran momento.

Para acabar, un consejo para no tener sustos de última hora: asegúrate de probar la versión final de tu presentación exactamente en el mismo ordenador y con el mismo proyector que vas a usar cuando la hagas delante del público.

Nunca asumas que todo va a funcionar.

Crowdfunding para novatos

Aunque para muchos de vosotros explicar lo que es el crowdfunding, a estas alturas, es un sinsentido, no dejo de encontrarme con amigos que se quedan extrañados cuando les digo que la última tecno-frikada que me he comprado ha sido a través de Kickstarter.

Como su propio nombre indica, el crowdfunding consiste en la financiación (funding) de un proyecto de cualquier tipo, por medio multitud (crowd) de pequeñas aportaciones de personas que ejercen de “inversores” no profesionales, generalmente con algún tipo de contraprestación simbólica. En pocas palabras: personas cómo tú y yo hacemos una pequeña aportación económica para financiar un proyecto. Existen multitud de plataformas de crowdfunding a través de internet, aunque quizás las más conocidas sean Kickstarter e Indiegogo. En ambas se exponen desde proyectos audiovisuales, como de diseño de productos, electrónica, hasta música o videojuegos.

Al lector menos familiarizado con el término, quizás le pueda parecer que este tipo de iniciativas tienen éxito con tan poca frecuencia que podríamos considerarlas como algo meramente anecdótico, sin embargo, en el resumen de 2012 que Kickstarter elaboró se reflejan, entre otros, los siguientes datos:

  • Durante el año pasado se consiguieron financiar con éxito 18.109 proyectos.
  • Un total de 2.241.475 personas hicieron alguna inversión
  • Se recaudó un total de 319.786.629 dólares para proyectos de todo tipo.

Hay muchos casos conocidos de éxito en plataformas de crowdfunding, aunque puede que el más conocido sea Peeble, el reloj inteligente que fue capaz de recaudar 10 millones de dólares, aunque su objetivo inicial eran 100.000. Otro caso importante ha sido la nominación al Oscar al documental corto “Incident in New Baghdad“. En España fue muy sonado el éxito recaudatorio de la película El Cosmonauta, que consiguió más de 400.000 euros; o algo menos conocido, pero igualmente exitoso, el documental #Paro0 elaborado por la startup Floqq, y financiado en una plataforma de crowdfunding española lanzanos.com.

Viendo el éxito de este tipo de plataformas, muchas compañías han empezado a aplicar el modelo de financiación en masa a distintos nichos de mercado y el resultado está siendo más que satisfactorio. De hecho, dentro de Yuzz, el programa de emprendedores de la Fundación Banesto, en el que participamos en la pasada edición, había dos proyectos basados en crowdfunding: Bandeed, una plataforma de conciertos bajo demanda; y Megafounder, para financiar startups directamente. Sin duda, el crowdfunding tiene mucho futuro y cada vez veremos cómo se integra más en la cultura de internet. Si os interesa, podéis ver los proyectos que he apoyado en Kickstarter aquí.

Obviamente, el crowdfunding no va a ser siempre la solución a todos nuestros problemas de financiación, pero ha demostrado ser una herramienta que merece la pena considerar. Y vosotros, ¿habéis participado en algún proyecto de crowdfunding? ¿Le veis futuro a esta tendencia?

Grandes sorpresas y decepciones tecnológicas de 2012

Cada vez que se acerca enero surgen cientos de listas con lo mejor y lo peor del año que termina. Aunque he estado tentado con hacer mis propias listas con “las mejores apps”, “los mejores gadgets”, o incluso “los mejores discos” de 2012; he decidido posponerlo para centrarme en lo que para mí han sido las grandes sorpresas y las grandes decepciones de 2012. En otras palabras, los dispositivos o servicios que quedaron por debajo de mis expectativas, o los que las que las superaron sorprendentemente.

Las mayores sorpresas de 2012

  • - iTunes Match

Aunque se lanzó a finales de 2011, ha sido este año cuando he podido utilizarlo con intensidad. iTunes Match, sobre todo desde el lanzamiento de iTunes 11, brilla por ser completamente transparente para el usuario. Sin tener que hacer prácticamente nada, tengo mi biblioteca en todos mis dispositivos sincronizada. Ahora ni siquiera es necesario que guarde mis discos en los limitados 16GB de mi iPad: iTunes Match se encarga de descargar y borrar los discos que escucho de manera transparente sin necesidad de gestionarlos manualmente.

Hay otros servicios similares (Google Music, Amazon Cloud Player) pero iTunes Match es el que se integra de manera más transparente al usuario. Por otro lado, Spotify es una alternativa todavía incompleta para mi: es relativamente caro para no disponer de las “rarezas” de mi biblioteca musical. Eso sí, es un complemento perfecto.

  • - Paper

Desde siempre he sido un dibujante empedernido, así que desde que tengo iPad he buscado una aplicación que me permitiese dibujar directamente sobre ella de manera natural. Probé decenas de aplicaciones y ninguna me convencía… hasta el lanzamiento de Paper: una aplicación con un diseño impecable que, aunque parecía limitada al principio, era la mejor interpretación del dibujo llevado al tablet. Además, han ido introduciendo mejoras poco a poco que han hecho que se convierta, no solo en mi aplicación favorita, sino en la de Apple. Paper es un claro ejemplo de cómo un programa con mucha ciencia por detrás se puede mostrar de manera intuitiva y amigable

Las mayores decepciones de 2012

  • Google+

El enésimo intento por entrar en la web social de Google es, en mi opinión, un fracaso descomunal. Aunque alcanzaron una cuota de usuario enorme en su lanzamiento, hoy en día parece un desierto en el que solo interactúan acérrimos de la compañía de Montain View. Además, los intentos de Google de dirigir toda la actividad hacia la red social llegan a ser molestos: ya no es posible seguir las recomendaciones de tus amigos en Google Reader, sino en G+; todas tus fotos de Picasa públicas, se comparten automáticamente en G+; cambias tu foto en Gmail, y has cambiado la de G+… ¿Obligar a crearte una cuenta en Google+ para poder usar el resto de servicios? Google, así no se hacen las cosas.

  • iOS 6

Una de las principales ventajas que siempre ha caracterizado a los dispositivos de Apple con respecto a la competencia, en mi opinión, ha sido iOS. Aunque fue el OS pionero en los smartphones y muchos han seguido su estela, la ventaja con la que disponía prácticamente ha desaparecido. iOS 5 incluyó muchos cambios que eran realmente necesarios, sin embargo, iOS 6 no es más que un conjunto de pequeñas mejoras y funcionalidad que no parece que se hayan desarrollado en todo un año. De hecho, como sabemos, iOS 6 trajo los desastrosos mapas de Apple, que ya han sido desbancados de nuevo por Google. ¿No se podía haber hecho mejor trabajo? Es hora de que Apple empiece a apostar por el software, porque cada día es en lo que los usuarios se van a fijar más.

Como bonus, los que me dejan con sabor agridulce

  • Samsung Galaxy Camera

Las cámaras compactas tienen sus días contados. El usuario de fotografía avanzado ya puede adquirir una cámara réflex a precios asequibles. El fotógrafo casual hace sus fotos con el teléfono móvil, que además le permite compartirlas y editarlas en el momento. La idea de una cámara compacta con Android es la única salvación posible para este sector. Sin embargo, la Samsung Galaxy Camera dispone de una pantalla demasiado grande (tan grande como la de smartphones de alta gama de la compañía coreana), que hace que deje de poder considerarse a la cámara como “compacta”. Además, el precio es demasiado alto (alrededor de 500$) como para competir con los propios smartphones o incluso con las cámaras réflex. Los análisis no están tampoco a favor de la cámara inteligente, que la califican como una cámara de 200$ con opciones de editar y compartir.

  •  iCloud

Aunque el concepto de cloud computing que Apple está llevando a cabo es el que más me seduce de todos los que ya existían (sincronización entre dispositivos transparente para el usuario) y que su funcionamiento es correcto, creo que se podría sacar más partido de la nube. Edición de documentos online, integración con más servicios, unificación de notificaciones… Esperemos que durante 2013 se potencie mucho más.

¿Cuáles son vuestras mayores sorpresas y decepciones de 2012?

El triunfo de Google Maps

Como todos sabéis, Apple decidió crear su propia aplicación nativa de mapas en iOS 6, añadiendo multitud de funcionalidades que hasta el momento la versión de Google Maps disponible en sus dispositivos no tenía. Sin embargo, la gran cantidad de errores en los mapas en todo el mundo, así como la falta de información sobre puntos de interés, hizo estallar la ira de medio planeta.

Han pasado unos meses desde el lanzamiento de iOS 6 y, por fin, la aplicación de Google ha sido añadida al catálogo de la app store. Una aplicación completamente renovada que se ha librado de las ataduras que tiene una app nativa y ha incluido nuevas funcionalidades. Quizás, las más destacables son la inclusión de mapas vectoriales, que hacen que los mapas ocupen menos y se carguen mucho más rápido; y el sistema de navegación paso a paso, que incluso da información sobre la ruta con gran detalle. Es curioso ver como estas dos características ya habían sido incluidas por Apple en sus nuevos mapas, aunque quedaron en segundo plano, emborronadas por la mala calidad geográfica de los mismos.

Los dos primeros días de Google Maps en la App Store terminaron con más de 10 millones de descargas en todo el mundo, así que podemos decir que la batalla ha terminado, por el momento. Sin embargo, no creo que sea Google el mayor vencedor. El vencedor, ha sido el usuario.

Aunque han pasado unos meses sin tener una aplicación decente de mapas, el divorcio entre Apple y Google ha servido para que la competición llevara al usuario a una aplicación de mapas claramente superior a la que había antes.

Y yo me pregunto, ¿no deberíamos alegrarnos de que haya esta competencia entre las grandes compañías? Es posible que la época de menores innovaciones en las tecnologías de comunicaciones es en la que Windows reinaba sin esfuerzo; mientras que la rivalidad de Google, Apple y hasta Microsoft, nos trae grandes novedades todos los años. Tan poco sentido tiene ser acérrimo de una empresa como ser un “hater”. Cuanto más innove una, más innovarán las demás, y más beneficiado saldrá el usuario.

Ganadores Yuzz 2011/2012

A finales de 2011 decidimos presentarnos a Yuzz, el programa para jóvenes emprendedores de la Fundación Banesto, con Qonnect, nuestra propuesta para mejorar la videoconferencia tradicional. Qonnect es un sistema de videoconferencia 3D que puede utilizarse en cualquier tipo de pantalla (un smartphone, un tablet, un ordenador…) sin necesidad de una pantalla 3D especial. Tras mucho trabajo y gracias al apoyo que fuimos recibiendo tanto de nuestros compañeros en Yuzz Madrid, como de nuestro tutor de Banesto, acabamos siendo elegidos ganadores de Yuzz Madrid en julio.

El premio que obtuvimos fue la posibilidad de ir una semana a San Francisco a conocer de primera mano el entramado de startups tecnológicas más grande del mundo, Silicon Valley. Para mí fue un cambio radical de mentalidad, que se está reflejando día a día en mi manera de pensar y en mi manera de trabajar.

Y un año después de habernos decidido a entrar en Yuzz, hemos sido elegidos ganadores del primer premio a nivel nacional del programa 2011/2012. ¿Qué implica esto? Además de un premio monetario que va a dar un gran impulso a eyeQoala, nuestra empresa; significa un reconocimiento por parte de grandes empresarios y expertos tanto del mundo de la tecnología, como del emprendimiento. Muchas gracias a todos.

Y quiero terminar este post no solo felicitando a Juan e Isabel por sus segundo y tercer premios con ontech e ilatela; sino también agradecer el apoyo al resto de finalistas Yuzz (Judith, Juancho, Jorge, Bea, Victor, David, Javi, Gonazalo, César(es), Abel, Dani, Jon, Johnatan, Juanmi, Cristina, Jordi…), a Silvia y Vicky y cia, y a mis compañeros de Yuzz Madrid.

Presentaciones en público, algunos consejos

Hace unas semanas, amigos del área de Creación de Empresas de la Universidad Politécnica de Madrid me pidieron escribir un post en su blog dando algunos consejos para hacer presentaciones en público. En realidad no es que me considere ningún experto, ni nadie capaz de dar una clase magistral sobre el tema; pero es cierto que tanto Sergio, mi compañero en la aventura del emprendimiento, como yo, somos muy cuidadosos a la hora de exponer en público nuestro proyecto.

Aunque el post original lo podéis encontrar aquí, os dejo una copia a continuación:

En la carrera del emprendimiento nos encontraremos con la oportunidad de hacer una presentación en público sobre nuestra empresa o nuestro producto en multitud de ocasiones. Ocasiones que varían desde una simple presentación ante colegas o estudiantes, pasando por presentaciones para concursos y todo tipo de competiciones, hasta delante de posibles inversores.

En estos momentos nos jugamos mucho más de lo que pensamos: una buena presentación puede hacer que tus oyentes miren tu proyecto con ojos más positivos, por lo que prestar atención a los detalles es muy importante.

Podríamos hablar durante horas sobre cómo hacer una presentación en público, pero en pocos párrafos intentaré resumir algunos de los factores que considero más importantes de la comunicación oral, dejando para otro día el cómo hacer el power point (o similar).

  • Cuenta una historia

Los emprendedores tendemos a pasarnos con las descripciones de la necesidad encontrada, de la oportunidad de negocio o incluso la descripción detalla del producto, sobre todo en proyectos de carácter tecnológico. Como normalmente vamos a contar con poco tiempo, es más práctico si eres capaz de situar el uso de tu producto en una historia cotidiana, en un ejemplo simple. El oyente será capaz de retener con más facilidad la necesidad y comprenderá mejor cómo funciona.

  • Menos es más

Intenta preparar tu presentación para menos tiempo del que te han asignado. Es normal que cuando la hagas delante de todo el mundo, te retrases ligeramente. Tus oyentes sabrán apreciar tu capacidad de síntesis y valorarán que no excedas los límites impuestos.

  • Equilibrio entre formalidad, naturalidad y humor

Aunque este tipo de presentaciones, en general, son de carácter más formal, si consigues que haya un toque ameno o simpático, tus oyentes conectarán contigo más fácilmente. También ayudará resultar natural al hablar, más que un papagayo que suelta un rollo previamente memorizado: si no memorizas completamente lo que tienes que decir palabra por palabra, resultarás más creíble.

  • Cada presentación es un mundo

Adaptar tu discurso al público que vas a tener es uno de los requisitos fundamentales de cualquier presentación, por lo que es importante tener en cuenta que cada presentación va a ser un mundo distinto: no solo el público será diferente, la duración, el lugar donde la realices e incluso el material que tengas disponible también lo será. Por esto, prepara cada presentación de manera completamente independiente, tanto el discurso como las transparencias.

  • Prepara minuciosamente la presentación

Es probable que creas que conoces de sobra tu proyecto como para hablar de él durante el tiempo que te digan sin necesidad de practicar antes. Sin embargo, para conseguir una presentación con éxito es necesario preparar la presentación prestando atención a los detalles y practicándola varias veces (recuerda, no es necesario memorizar el discurso palabra por palabra). Si practicas delante de otros, podrán ayudarte a perfeccionarla.

  • La curva de atención

Por último, debes ser consciente de la existencia de la curva de atención en una presentación oral. Esta curva describe el comportamiento de tu audiencia: al principio y al final estarán mucho más atentos que en la zona intermedia. Aprovéchalo e intenta sorprender en la zona de baja atención; o simplemente céntrate en lo importante en las zonas de alta atención.

Estos factores no son más que unas guías que siempre me han sido útiles a la hora de hacer una presentación en público, pero hay otros muchos consejos que os pueden dar. ¿Qué consejos añadiríais a esta pequeña lista?