Mis predicciones tecnológicas para 2014

La semana pasada analizaba cuáles fueron las predicciones tecnológicas que, junto a otros valientes, hice para el año 2013. Del mismo modo, hemos repetimos el experimento haciendo otras 10 predicciones para de 2014 antes de que acabara el año. Aquí os dejo cuáles han sido las mías brevemente comentadas:

1. Apple entrará, al menos, en un nuevo mercado. Yo diría que televisiones antes que smartwatch, porque después del fracaso del Samsung Gear se lo pensarán mejor antes de lanzar una mierdaca similar.

Todo parece apuntar a que 2014 será el año en el que Apple nos intente sorprender con su entrada en un nuevo sector. Los medios indican que éste será el de los smartwatches, y puede que así sea. Sin embargo, tengo la sensación de que el sector de los wearables está todavía muy verde y Apple no se la va a jugar. Puede que este año sea el momento en el que Apple presente una televisión 4K, o una versión muy mejorada del AppleTV con grandes innovaciones en la manera de consumir contenidos más que en el hardware.

2. El sucesor de Steve Ballmer como CEO en Microsoft es bastante continuista y no supone ningún tipo de aire fresco para la compañía. que sigue con la misma tendencia que en 2013.

Esto no quiere decir que le vaya a ir mal, pero el nuevo CEO no va a ser el revulsivo que busca Steve Ballmer. La compañía seguirá creciendo en cuota de usuarios de Windows Phone, las nuevas versiones de Windows también se irán instaurando cada vez más, pero no veremos nada especialmente disruptivo.

3. Google Glass seguirá sin estar disponible para todo el mundo, pero seguirá siendo una de las grandes apuestas de futuro de Google.

Aunque este año era el elegido para la comercialización de las Google Glass, yo creo que las seguirán puliendo durante un tiempo y no llegarán a ponerse a la venta para el gran público todavía. Uno de los motivos puede ser darle más tiempo a los desarrolladores para que preparen sus aplicaciones y tener un ecosistema más completo. Para tentarles, Google ha lanzado una serie de juegos de realidad aumentada para su gafas.

4. Nintendo mete un pie en iOS, pero no de la manera que nos gustaría. Sus app serán básicamente anuncios o complementos para sus consolas. No veremos un Super Mario iOS.

La última semana estuvo llena de malas noticias para Nintendo. Parece que a la clásica compañía japonesa no le ha salido bien su apuesta con la Wii U. Este año puede ser en el que empecemos a ver como Nintendo lanza aplicaciones para iPhone e iPad, aunque probablemente sean complementos similares a Xbox Glass, y no un videojuego completo. Precisamente esta semana hemos tenido un inundación de rumores acerca de esto: primero parecía que Nintendo iba a lanzar minijuegos para iPhone, y luego parece ser que ha sido desmentido. Veremos.

5. Samsung incorpora un procesador con arquitectura de 64 bits en sus dispositivos de alta gama.

Aunque muchos tacharon de “maniobra de marketing” al nuevo procesador de 64 bits de Apple, pronto se filtró que cuando se presentó, cundió el pánico en la industria. Probablemente Samsung dará también el paso con la nueva versión de su smartphone estrella, y todos los demás de gama alta que le sigan.

6. Microsoft lanza (por fin) una versión de Office para Android e iOS disponible para todo el mundo. Demasiado tarde y probablemente unida a una suscripción mensual. No lo usa nadie.

Resulta ya existe precisamente eso mismo: una aplicación para suscriptores de Office 365 que no es más que una versión muy simplificada de su suite ofimática. Ha pasado tan desapercibida, que ni siquiera sabía que ya estaba disponible en España… Google ofreciendo todas sus herramientas en la nube y gratis, Apple regalando las suyas a todos los nuevos clientes y subiéndose también a la nube… Microsoft ha tardado demasiado y ni siquiera está a la altura de sus competidores. ¿Veremos un declive de Office también en ordenadores?

7. Spotify crece de manera considerable y empieza a ofrecer servicios adicionales al streaming de música.

Estos servicios pueden ser la venta de entradas, merchandising o algo como reproducciones de conciertos exclusivos. La semana pasada ya anunciaban la venta de merchandising sin comisión alguna para los vendedores. Poco a poco, Spotify va a ir convirtiéndose en la empresa musical más grande del mundo.

8. TouristEye lanza una versión para iPad, por fin.

Ésta es más bien una petición personal :).

9. En España seguimos sin tener un sistema para ver contenidos en streaming completo y asequible.

Repito la predicción del año pasado… así de pesimista soy en este ámbito. ¿Tendremos Netflix en España algún día?

10. Al igual que picaron el cebo del supuesto smartwatch de Apple, Samsung presentará un tablet de 12 pulgadas para adelantarse al supuesto de Apple.

Ha habido muchos rumores sobre un posible iPad con pantalla más grande destinado al sector profesional y está demostrado que Samsung es la empresa que más rápido reacciona a este tipo de nichos de mercado. Cuando hice esta predicción, lo vi muy claro, aunque no pensaba que Samsung lo fuera a hacer tan rápido. Las Samsung TabPro y NotePro ya han sido anunciadas en el CES a principio de año. Punto para mi!

¡Y eso es todo! ¿Qué opináis? Aunque ya llevemos un mes de año, ¿os atrevéis a hacer vuestras propias predicciones?

Mis predicciones tecnológicas del año 2013

A finales de 2012, Javier Fernández, co-fundador y CTO de TouristEye y compañero de carrera propuso hacer una lista con diez predicciones tecnológicas para el año nuevo que se nos venía encima. Un año después, tras analizar lo que cada uno trató de predecir, resulta que ¡yo fui quien más acertó! La verdad es que muchas de mis predicciones no fueron muy atrevidas, y quizás por eso acerté tantas. En cualquier caso, es interesante volver a echarles un vistazo y analizarlas. Vamos a ello.

1. Los dispositivos con NUI como el Leap Motion o Kinect empiezan a cuajar en más ámbitos. Microsoft lanza Kinect Fusion abierto a los desarrolladores, y una versión de Kinect con mayor definición en los mapas de profundidad.

Si trabajas con este tipo de dispositivos, puedes ver claramente que hay mucho futuro en ellos. La tecnología de Leap Motion ya está integrada en una gama de portátiles de HP; el nuevo Kinect es una cámara time-of-flight en lugar de luz estructurada, lo que le da mucha mayor definición; y Kinect Fusion ya está en manos de los desarrolladores. Pero además de todo esto, Apple ha adquirido la compañía detrás del Kinect original, Primesense. Desde luego, hay futuro.

2. Apple actualiza sus mapas corrigiendo el 80% de los errores geográficos. Sigue sin ser suficiente para vencer a Google Maps. Nokia deja de dar soporte a Here en iOS.

Y así ha sido. Los mapas de Apple están corregidos casi en su totalidad, son más rápidos y hasta consumen menos datos. Hasta han lanzado una versión de escritorio para los usuarios de Mac. Sin embargo, Google Maps sigue siendo imbatible. La compañía de Montain View no se quedó de brazos cruzados y adquirió Waze, un GPS social con el que se predice el tráfico en tiempo real de manera muy fiable gracias a las aportaciones de sus usuarios. Nokia eliminaba Here de la Apple Store días antes de que acabara el año.

3. iOS 7 se carga el skeumorfismo en la mayoría de las aplicaciones nativas y vuelve a ponerse a la altura de lo que se espera.

En la WWDC de junio Apple nos desvelaba la nueva versión del su sistema operativo móvil con un lavado de cara y multitud de funcionalidades nuevas. El rediseño fue tan radical que causó bastante polémica al principio. Sin embargo, meses después, podemos decir que iOS 7 está a la altura de lo que se esperaba, y representa el futuro de Apple.

4. Windows 8 sigue sin ser mayoritario entre los usuarios particulares y prácticamente ignorado en el sector profesional (tanto público como privado). Microsoft se hace caquita.

La tasa de adopción de Windows 8 ha sido mucho menor de la esperada en Redmond. Durante el año, Microsoft lanzó una actualización más completa, Windows 8.1, sin embargo, Windows 7 sigue siendo mayoritario tanto en el sector particular como en el empresarial (donde incluso sigue reinando Windows XP). Windows 8 ha sido considerado como el nuevo Windows Vista (incluso por sus propios empleados), probablemente el peor sistema operativo de la compañía.

5. Google tira la toalla con Google+ y lo orienta a lo único útil de la plataforma: los hangouts.

Efectivamente, ésta no la acerté. De hecho, nunca habría pensado que Google impondría más todavía su red social en el uso de sus servicios. Youtube ha sido el último en sumarse a las aplicaciones que necesitan una cuenta en G+, y últimamente hemos visto como Google va a permitir que cualquiera te mande un email a través de su red social. Si seguimos esta progresión, pronto tendremos que estar registrados en G+ para poder buscar en Google. En fin, aquí os dejo mi opinión sobre Google+.

6. Google mejora considerablemente sus apps en iOS y empieza a reinar en servicios en la plataforma de Apple.

Cuando Apple decidió eliminar Maps y Youtube de manera nativa en iOS 6 muchos se llevaron las manos a la cabeza. Sin embargo, Google lo vio como la gran oportunidad para mejorar sus aplicaciones y crear un ecosistema digno en iOS que atraiga cada vez más usuarios. Y los usuarios, los mayores beneficiados.

7. A final de año podremos hacer un post con chorraditas que funcionan con NFC, pero seguiremos sin usarlo para nada serio. La mayoría de usuarios de Android seguirán defendiéndolo como una gran ventaja, pero no lo usarán nunca.

Y un año más, el NFC no ha conseguido despegar, aunque esté integrado en la mayoría de los dispositivos Android de alta gama. De hecho, parece que ahora el futuro va a estar en el BLE, que está en boca de todos de manos del iBeacons de Apple. ¿Llegará el NFC a usarse globalmente algún día?

8. En España seguimos sin tener un sistema para ver contenidos en streaming digno y asequible.

Y así es. Mientras Netflix se va expandiendo a nivel mundial, aquí nos encontramos con que una de las apuestas más solidas a nivel nacional. Youzee,  cerraba en octubre sus puertas. El único jugador serio es ahora mismo Canal+ con su plataforma digital propia, Yomvi. Sin embargo, sigue sin tener precios o catálogo como el de Netflix.

9. Universidades privadas en España empiezan a cerrar y las públicas cierran decenas de titulaciones minoritarias y a dejar de pagar a sus trabajadores para evitar el cierre.

Me alegro de no haber acertado ésta, aunque la Universidad en España está en uno de sus peores momentos. Cada vez más politizada, cada vez con menos recursos y cada vez con más deudas. Sin ir más lejos, en la Universidad Politécnica de Madrid, donde estudié, despidieron a 301 trabajadores del personal de administración y servicios.

10. En España se seguirá invirtiendo solo en startups con modelos de negocio tradicionales o que copien a startups americanas; ni un business angel se la jugará poniendo pasta en algo rompedor.

Quizás esta fuera fruto de mi frustración emprendedora en el momento de escribirla. El panorama emprendedor en España parece que se está estabilizando y cada vez proyectos más innovadores están saliendo a la luz. Me alegra no haber acertado.

Y este año el juego se repite, así que en mi próximo post analizaré las predicciones que he hecho para 2014. ¿Tendré tanta suerte como este año?

¿Es el momento del control por gestos?

Levanta un brazo al aire y agítalo para cambiar de canal. Deja tu smartphone encima de la mesa y saluda para contestar una llamada. Alza ambas manos abiertas y ciérralas mientras las acercas, para minimizar el tamaño de la pantalla y ver como aparece un menú. Llamadme clásico, pero yo no lo veo.

Llevo pensando en escribir sobre esto desde que vi la presentación de la Xbox One, y toda la integración gestual con Kinect que trae su interfaz de usuario; pero hasta que no he leído que Apple podría estar interesada en adquirir la compañía responsable de la versión original de Kinect, PrimeSense, no me he puesto frente al teclado.

No me malinterpretéis, soy un gran fan de dispositivos como Leap Motion y el propio Kinect, así como de todas las ideas novedosas y posibilidades que nos ofrecen. Sin embargo, creo que el control por gestos que estamos viendo hoy en día no se está aplicando de manera correcta.

El problema que tienen interfaces como la que plantea Microsoft es que existe una disonancia dimensional. Os pondré un ejemplo: cuando utilizamos un ratón con nuestro ordenador, estamos transformando gestos que se realizan sobre un plano en movimientos del cursor sobre la pantalla, en una interfaz plana: es decir, nuestro cerebro ve que hay una relación 2D → 2D. Sin embargo, las aplicaciones de las que hablaba al principio de este post transforman gestos realizados en el espacio, que es tridimensional, en acciones aplicadas sobre el mismo tipo de interfaces sobre la pantalla, interfaces planas. O lo que es lo mismo, fuerzan una relación 3D → 2D que es completamente antinatural.

Para que las aplicaciones con control gestual lleguen a tener una verdadera interfaz natural de usuario es necesario que exista una relación 3D → 3D que sea suficientemente clara. Hemos visto este tipo de interfaces en Minority Report, Avatar o en Iron Man y todas cumplían este requisito. Nosotros todavía no tenemos hologramas que representen un espacio tridimensional delante de nuestros ojos, pero ya hay iniciativas que están haciendo un uso mucho mejor del control por gestos. Echadle un ojo a Greenhouse, un toolkit con multitud de herramientas que facilitan a los desarrolladores la tarea de interpretar gestos.

El no respetar esta relación 3D → 3D hace que tengamos la sensación de que el control gestual no aporta nada nuevo (salvo en casos específicos, como los que soluciona la startup española Tedcas en entornos médicos). Desde luego, forzar el uso del control por gestos puede acabar siendo contraproducente para esta tecnología.

Pero yo soy optimista. Microsoft ha dado el primer paso y no tardará en encontrar situaciones en las que los gestos tengan más sentido. Y si se consuma la compra de PrimeSense por parte de Apple, pronto veremos cómo la tecnología detrás de Kinect o Leap Motion estará integrada en dispositivos de consumo de manera masiva, y será el impulso definitivo para los desarrolladores de interfaces naturales de usuario.

¿Qué opináis vosotros? ¿Usáis habitualmente el control por gestos? ¿Lo habéis probado?

Apple, es el momento de ponerse las pilas

Llevo leyendo durante muchos meses que a Apple se le ha apagado la chispa. Muchos medios apuntan que Apple tiene grandes problemas y que su momento está llegando a su fin. Según estos medios, ha dejado de ser la empresa innovadora en la punta de la flecha para colocarse por detrás de Google, Samsung y, según los más dramáticos, hasta detrás de Microsoft y de Blackberry.

No estoy de acuerdo con la mayoría de estas fuentes, y tengo la sensación de que todos estos medios buscan posicionarse cerca del sensacionalismo: intentan llamar la atención tanto de la gente que odia a Apple (que con toda seguridad estarán de acuerdo), como de los fanboys acérrimos (que se exaltarán rápidamente), para que así lean sus noticias y las difundan.

Sin embargo, sí que creo que Apple tiene que ponerse las pilas, principalmente a nivel de software. iOS es un gran sistema operativo que revolucionó el mundo de los smartphones, pero apenas ha tenido modificaciones desde su lanzamiento en 2007 y si sigue estando en la cresta de la ola es gracias a todo el ecosistema a su alrededor. Quizás una renovación con estas características no vaya a llamar tanto la atención como el lanzamiento de un dispositivo que marque tendencia, como fueron el iPhone o el iPad, pero es igualmente importante.

En el último mes hemos visto a Google presentar novedades sobre sus mapas, su red social, su cliente de correo electrónico o sus aplicaciones móviles. Todos estos cambios muestran la preocupación del gigante de Mountain View por la evolución en busca de una experiencia de usuario mucho mejor. También hemos visto a Microsoft presentando su nueva Xbox, y apostando por ella como el centro multimedia del salón: una apuesta arriesgada que ha dejado las especificaciones técnicas de la nueva consola en la sombra, y con la que nos ha sorprendido gratamente.

Apple tiene que mejorar tanto sus aplicaciones como sus servicios. Su cliente de correo, su calendario o su aplicación de contactos son claramente mejorables, y si miramos en la App Store veremos muchos casos como Mailbox, Fantastical o Cobook, de los que pueden tomar ejemplo. Por otro lado, otros grandes tecnológicos como Google o Yahoo! han empezado a poblar la propia App Store de aplicaciones que completan una serie de servicios de una manera más eficiente y más completa que las que propone Apple. Además, es necesario acabar con el problema del skeumorfismo mal implementado y mejorar la integración con iCloud.

Pero cuando hablamos de innovaciones a nivel de software, no todo vale. No creo que Apple deba implementar ninguna funcionalidad que no aporte nada y que solo sirva para aumentar el tamaño del sistema operativo. Samsung parece que ha captado la idea de que el futuro está en el software y los servicios exclusivos, sin embargo, se está especializando en el lanzamiento de multitud de novedades de software que, en mi opinión, son muy poco útiles: hacer fotos con la cámara delantera y trasera a la vez, pausar el vídeo cuando no estoy mirando, compartir foto chocando los teléfonos… ¿Son realmente necesarios? Yo creo que las únicas personas que usan estas funciones son las que aparecen en sus anuncios mofándose del iPhone por no tenerlas.

En resumen, no creo que Apple esté falta de innovación, y creo que debe ser fiel a sus principios y a su forma de hacer las cosas. Para poder seguir en lo más alto, debe poner su software a la altura. ¿Veremos la semana que viene un gran cambio en la WWDC? ¿Conseguirá Jony Ive (el conocido diseñador jefe de Apple, en la foto) volver a colocar a iOS en el lugar que le corresponde?

¿Lanzando productos como Google, o como Apple?

IOWWDC

Está a punto de comenzar Google I/O el evento anual de Google para desarrolladores en el que el gigante de Mountain View nos hablará sobre sus nuevos servicios, la nueva versión de Android, las novedosas Google Glasses y demás. Para el mes que viene, sin ir más lejos, Apple prepara el WWDC, en el que nos hablarán, probablemente, de su nueva versión de iOS, de sus novedades en Mac OS X y de sus mejoras en software en general. Nos espera un mes más que movidito.

Parad un momento a releer el párrafo anterior. Una simple palabra es suficiente para diferenciar las estrategias de Google y Apple lanzando productos: probablemente. Y las dos estrategias son más que interesantes.

Google, en palabras de Marissa Mayer antes de dejar la compañía por Yahoo, lanza productos pronto y con mucha frecuencia. Como sabemos, a Google le gusta presentar sus productos cuando todavía están en una fase embrionaria para usar todo el feedback posible de la comunidad y generar expectativas a base de ver a los afortunados que hacen de probadores. Lo estamos viendo ahora mismo con las Google Glasses: Google está lanzando partidas de gafas para afortunados “exploradores” que ya las están usando. Otro claro ejemplo son los coches sin conductor que la compañía lleva probando durante muchos años en un proyecto que es prácticamente público. De hecho, muchos productos de Google que estamos acostumbrados a usar han llevado la etiqueta “beta” durante años, tardando mucho en llegar a una versión definitiva.

Sin embargo, Apple es el caso completamente opuesto. Alrededor de todas las presentaciones de productos de Apple existe un aura mágica de misterio, potenciada por la cantidad de medios que se dedican a analizar posibles pistas y a promover la rumorología en torno a la marca de la manzana. En Cupertino son expertos en secretismo y consiguen que cada presentación de producto se convierta en uno de los grandes eventos tecnológicos del año. Sin irnos muy lejos en el tiempo podemos ver las reacciones de los asistentes a la presentación del iPhone, del que no se tenía ninguna información previa, solamente rumores. Cuando estas presentaciones salen bien, prácticamente siempre para Apple, consiguen impresionar a la gente y definir nuevas tendencias.

Estos son casos muy extremos, pero son en los que se basan muchas startups a la hora de lanzar sus productos, por lo que ¿qué decisión tomaríais? ¿Un producto en beta en el que puedas aprovechar el feedback de los usuarios (o quizás condenar tu producto pronto si no es suficientemente bueno)? ¿O un lanzamiento espectacular con el que llamar la atención del mundo (y arriesgarte a haber invertido tiempo en algo que la gente no quería)?

Desde luego, tomar una decisión rápida no es sencillo, ni siquiera para los dos gigantes de los que hablo en este post. Fijaos si no en estos dos casos. Es curioso cómo un producto que sorprendente Apple lanzó en beta, Siri, y que parecía revolucionario, esté sin embargo muy infrautilizado. Y también es curioso como un producto con el que Google intentó sorprender al mundo el año pasado, el NexusQ, ya ni siquiera se venda. Con esto no quiero generalizar, seguro que son simplemente casos aislados; sin embargo, no dejan de ser casos curiosos.

Parece que lo más importante es buscar siempre cuál es tu identidad como empresa. Y vosotros, ¿con qué estrategia os quedáis?

El caso Mailbox

Ya han pasado unos dos meses del lanzamiento de Mailbox, una aplicación para iPhone que muestra una manera alternativa de gestionar nuestro correo electrónico. Tal y como cuentan sus desarrolladores en su web, la aplicación nació como una necesidad: aunque existen muchas aplicaciones para gestionar tareas y demás ToDo’s diarios, al final siempre acabamos usando el correo como lugar donde se reúnen todos los recordatorios, así que, ¿por qué no hacer que el gestor de correo se comporte como una lista de tareas? Aquí tenéis el vídeo promocional de la aplicación, que muestra su funcionamiento:

Sin embargo, lo más curioso (o polémico) de la aplicación ha sido la técnica que adoptaron para asegurar que sus servidores no colapsaran los primeros días: una lista de espera. Para poder acceder a las funcionalidades de la aplicación, una vez descargada, es necesario “hacer cola”, algo que ha desesperado a multitud de usuarios y que ha provocado que la aplicación se llevara multitud de críticas negativas. “La demora no parece una buena idea” podíamos leer en la crítica de El País, sin ir más lejos. ¿Creéis que esto hizo que los usuarios se echasen atrás? Nada más lejos de la realidad; tres semanas después de su lanzamiento habían conseguido llegar a la friolera de 50 millones de mensajes procesados diariamente. Poco después, la compañía sería adquirida por Dropbox. Una aplicación con menos de dos meses de vida había sido vendida por una millonaria cifra que no se ha difundido (aunque se rumorea que ronda los 100 millones de dólares), ¿quién se acuerda ahora de la lista de espera?

Tras dos meses de intenso testeo, he decir que yo estoy encantado con la aplicación: ahora soy mucho más eficiente, cumplo mejor con mis tareas, y tengo mi correo mucho más organizado. Sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer para los desarrolladores, ya que carece de algunas funcionalidades básicas que otros gestores de correo, como Sparrow, sí tenían.

Ayer mismo podíamos leer que Mailbox había abandonado el sistema de lista de espera. Eso sí, visto el éxito obtenido, puede que esta técnica sea adoptada por alguna otra aplicación. Al final, conseguían que el usuario estuviera pendiente de su posición en la lista y su expectación subiese como la espuma. ¿Habéis probado la aplicación? ¿Qué os parece? ¿Esperasteis la lista? ¿Os parece una locura este sistema?

Grandes sorpresas y decepciones tecnológicas de 2012

Cada vez que se acerca enero surgen cientos de listas con lo mejor y lo peor del año que termina. Aunque he estado tentado con hacer mis propias listas con “las mejores apps”, “los mejores gadgets”, o incluso “los mejores discos” de 2012; he decidido posponerlo para centrarme en lo que para mí han sido las grandes sorpresas y las grandes decepciones de 2012. En otras palabras, los dispositivos o servicios que quedaron por debajo de mis expectativas, o los que las que las superaron sorprendentemente.

Las mayores sorpresas de 2012

  • - iTunes Match

Aunque se lanzó a finales de 2011, ha sido este año cuando he podido utilizarlo con intensidad. iTunes Match, sobre todo desde el lanzamiento de iTunes 11, brilla por ser completamente transparente para el usuario. Sin tener que hacer prácticamente nada, tengo mi biblioteca en todos mis dispositivos sincronizada. Ahora ni siquiera es necesario que guarde mis discos en los limitados 16GB de mi iPad: iTunes Match se encarga de descargar y borrar los discos que escucho de manera transparente sin necesidad de gestionarlos manualmente.

Hay otros servicios similares (Google Music, Amazon Cloud Player) pero iTunes Match es el que se integra de manera más transparente al usuario. Por otro lado, Spotify es una alternativa todavía incompleta para mi: es relativamente caro para no disponer de las “rarezas” de mi biblioteca musical. Eso sí, es un complemento perfecto.

  • - Paper

Desde siempre he sido un dibujante empedernido, así que desde que tengo iPad he buscado una aplicación que me permitiese dibujar directamente sobre ella de manera natural. Probé decenas de aplicaciones y ninguna me convencía… hasta el lanzamiento de Paper: una aplicación con un diseño impecable que, aunque parecía limitada al principio, era la mejor interpretación del dibujo llevado al tablet. Además, han ido introduciendo mejoras poco a poco que han hecho que se convierta, no solo en mi aplicación favorita, sino en la de Apple. Paper es un claro ejemplo de cómo un programa con mucha ciencia por detrás se puede mostrar de manera intuitiva y amigable

Las mayores decepciones de 2012

  • Google+

El enésimo intento por entrar en la web social de Google es, en mi opinión, un fracaso descomunal. Aunque alcanzaron una cuota de usuario enorme en su lanzamiento, hoy en día parece un desierto en el que solo interactúan acérrimos de la compañía de Montain View. Además, los intentos de Google de dirigir toda la actividad hacia la red social llegan a ser molestos: ya no es posible seguir las recomendaciones de tus amigos en Google Reader, sino en G+; todas tus fotos de Picasa públicas, se comparten automáticamente en G+; cambias tu foto en Gmail, y has cambiado la de G+… ¿Obligar a crearte una cuenta en Google+ para poder usar el resto de servicios? Google, así no se hacen las cosas.

  • iOS 6

Una de las principales ventajas que siempre ha caracterizado a los dispositivos de Apple con respecto a la competencia, en mi opinión, ha sido iOS. Aunque fue el OS pionero en los smartphones y muchos han seguido su estela, la ventaja con la que disponía prácticamente ha desaparecido. iOS 5 incluyó muchos cambios que eran realmente necesarios, sin embargo, iOS 6 no es más que un conjunto de pequeñas mejoras y funcionalidad que no parece que se hayan desarrollado en todo un año. De hecho, como sabemos, iOS 6 trajo los desastrosos mapas de Apple, que ya han sido desbancados de nuevo por Google. ¿No se podía haber hecho mejor trabajo? Es hora de que Apple empiece a apostar por el software, porque cada día es en lo que los usuarios se van a fijar más.

Como bonus, los que me dejan con sabor agridulce

  • Samsung Galaxy Camera

Las cámaras compactas tienen sus días contados. El usuario de fotografía avanzado ya puede adquirir una cámara réflex a precios asequibles. El fotógrafo casual hace sus fotos con el teléfono móvil, que además le permite compartirlas y editarlas en el momento. La idea de una cámara compacta con Android es la única salvación posible para este sector. Sin embargo, la Samsung Galaxy Camera dispone de una pantalla demasiado grande (tan grande como la de smartphones de alta gama de la compañía coreana), que hace que deje de poder considerarse a la cámara como “compacta”. Además, el precio es demasiado alto (alrededor de 500$) como para competir con los propios smartphones o incluso con las cámaras réflex. Los análisis no están tampoco a favor de la cámara inteligente, que la califican como una cámara de 200$ con opciones de editar y compartir.

  •  iCloud

Aunque el concepto de cloud computing que Apple está llevando a cabo es el que más me seduce de todos los que ya existían (sincronización entre dispositivos transparente para el usuario) y que su funcionamiento es correcto, creo que se podría sacar más partido de la nube. Edición de documentos online, integración con más servicios, unificación de notificaciones… Esperemos que durante 2013 se potencie mucho más.

¿Cuáles son vuestras mayores sorpresas y decepciones de 2012?

El triunfo de Google Maps

Como todos sabéis, Apple decidió crear su propia aplicación nativa de mapas en iOS 6, añadiendo multitud de funcionalidades que hasta el momento la versión de Google Maps disponible en sus dispositivos no tenía. Sin embargo, la gran cantidad de errores en los mapas en todo el mundo, así como la falta de información sobre puntos de interés, hizo estallar la ira de medio planeta.

Han pasado unos meses desde el lanzamiento de iOS 6 y, por fin, la aplicación de Google ha sido añadida al catálogo de la app store. Una aplicación completamente renovada que se ha librado de las ataduras que tiene una app nativa y ha incluido nuevas funcionalidades. Quizás, las más destacables son la inclusión de mapas vectoriales, que hacen que los mapas ocupen menos y se carguen mucho más rápido; y el sistema de navegación paso a paso, que incluso da información sobre la ruta con gran detalle. Es curioso ver como estas dos características ya habían sido incluidas por Apple en sus nuevos mapas, aunque quedaron en segundo plano, emborronadas por la mala calidad geográfica de los mismos.

Los dos primeros días de Google Maps en la App Store terminaron con más de 10 millones de descargas en todo el mundo, así que podemos decir que la batalla ha terminado, por el momento. Sin embargo, no creo que sea Google el mayor vencedor. El vencedor, ha sido el usuario.

Aunque han pasado unos meses sin tener una aplicación decente de mapas, el divorcio entre Apple y Google ha servido para que la competición llevara al usuario a una aplicación de mapas claramente superior a la que había antes.

Y yo me pregunto, ¿no deberíamos alegrarnos de que haya esta competencia entre las grandes compañías? Es posible que la época de menores innovaciones en las tecnologías de comunicaciones es en la que Windows reinaba sin esfuerzo; mientras que la rivalidad de Google, Apple y hasta Microsoft, nos trae grandes novedades todos los años. Tan poco sentido tiene ser acérrimo de una empresa como ser un “hater”. Cuanto más innove una, más innovarán las demás, y más beneficiado saldrá el usuario.